Tiene días que vengo escuchando esto, así que me puse a leer un poco más al respecto y a decir verdad luce interesante: Ouya es una pequeña consola de videojuegos con Android y que obviamente se puede conectar a una TV; tiene un procesador Tegra 3, 1 GB de RAM, 8 GB de almacenamiento, salida HDMI, Wi-Fi, BlueTooth 4.0 y un puerto USB 2.0, e incluye un control inalámbrico con dos sticks análogos, un d-pad, ocho botones y un touchpad para que los jugadores puedan usar juegos diseñados para teléfonos o tablets. Un punto interesante es que, cuando compres una Ouya, esta vendrá con un kit de desarrollo por si lo tuyo es hackear; es decir, la Ouya está lista y abierta para ser hackeada y personalizada, al menos eso es lo que se dice. En lo respectivo a juegos, el concepto es que la Ouya permita jugar cualquier juego que sea gratuito para jugar; el contenido podrá ser adquirido a través de una tienda especial de Ouya, que es donde está su modelo de negocio pues al pasar a través de esta se quedarán con el 30% de las transacciones; ya dentro del juego supongo que habrán esquemas de microtransacciones de modo que se pueda comprar contenido de forma usual, como actualizaciones de armas, armaduras y otros items, dependiendo del juego.

Los juegos que podrán jugarse en la Ouya son un misterio, pero el vídeo de arriba y algunas imágenes promocionales nos dan una idea: Minecraft, Prince of Persia, Dead Trigger y Canabalt. Difícilmente veremos títulos de primera línea en esta consola, pero si eso es lo que estás pensando, entonces esta consola no es para tí. Sin embargo, eso nos lleva a reflexionar sobre los juegos disponibles; si pensamos en los que hay actualmente para Android e iOS, muchos de ellos son juegos de plataformas, o de gemas, o scrollers, o alguna versión de estos anteriores. En pocas palabras, juegas varios y ya los jugaste todos, con algunas excepciones notables aquí y allá. Aún así, creo que esta consola tiene muy buen potencial, sobre todo si implementan cosas como multijugador, y porqué no, streaming de contenido. Y claro, como es una consola completamente abierta, no duden que las posibilidades serán muchas.

Antes de finalizar, no omito mencionar que detrás de este proyecto se encuentra un grupo de personas que son verdaderos pesos pesados de la industria; el diseñador Yves Behar (a su crédito tiene el Jambox y One Laptop Per Child), Ed Fries (con historia en XBox), Amol Sarva de Peek, Peter Pham de Color y su CEO Julie Uhrman de IGN, entre otros…es decir, son personas que han estado muchos años metidos en este rollo de los juegos y que saben que están haciendo.

Por lo pronto lo único que les puedo decir es que la gente, los gamers, están interesados en esta consola por limitada que parezca; el proyecto se metió a Kickstarter con una meta de USD $950,000. La batió en apenas ocho horas. Por supuesto no es indicador de un futuro éxito ni nada, pero si de que hay muchísimo interés en una consola como ésta. Yo pagaría por una, es todo lo que se. ¿Y tú?