Fondo de pantalla de Windows XP

Windows XP estuvo con nosotros 13 largos años, un tiempo increíblemente largo si consideramos que el software vive en años-perro; el día de hoy es el último día que Microsoft dará soporte al vetusto sistema operativo, y de paso es el último patch tuesday que habrá para este. Yo en lo personal lo usé mucho tiempo, después de mucho usar Windows 98 en sus varias encarnaciones (que me parece de las mejores versiones que han habido y del cual me costó trabajo desprenderme), un paso por Windows Me, etapa que debo decir no me causó ningún problema, dados los reportes de terror de todos los que lo usaron, y después llegué a esta versión, la cual empecé a usar, como todos, con la desconfianza inicial de siempre. Pero con el paso del tiempo probó ser un buen sistema operativo, eso es, dentro de lo que es Windows; nunca dejaron de haber parches, el sistema era bastante estable y en general no habían problemas. Y eso hizo que mucha gente se aferrara a el, como lo muestran varias estadísticas:

Como puedes ver, para ser un muerto en vida sus números aún tienen cierto peso. Pero bueno, como menciono Windows XP es un muerto en vida; Microsoft ha llegado, después de incontables intentos, ahora si al día en que se termina el soporte para Windows XP definitivamente. En realidad el fin del soporte para Windows XP es algo bastante complejo, pues en algunos países (unos cuantos) seguirá, así como ciertas versiones derivadas de XP que todavía tendrán algún poco más de soporte. Pero el punto es que XP para el escritorio es un muerto viviente; es cuestión de tiempo antes de que se convierta en tierra de nadie y lo empiecen a explotar por todos lados.

Sin embargo, no estoy diciendo que deben de entrar en pánico y prender fuego a sus computadoras, no, para nada; por un tiempo todo seguirá como hasta ahora, pues algunas compañías de seguridad se dice tomarán la batuta: empresas como McAffee, Symantec y Kaspersky han dicho que no abandonarán a XP, lo cual tampoco es lo mejor, pero si es mejor que nada. Ahora bien, si no es momento de entrar en pánico, si es momento de pensar que hacer para el futuro, pues te guste o no, Windows XP va de salida, y eso está a punto de acelerarse. Así que, ¿cuáles son las opciones para los que aún usan Windows XP y quieren migrar? a mi consideración, estas son las opciones válidas para usuarios de escritorio:

Opción #1: ¡Migra a Windows 7 o Windows 8, maldita sea!

Logotipos de Windows 8 y Windows 7

En serio, si te gusta mucho Windows estarás a salvo en Windows 7, y si no tienes ningún problema, a Windows 8. Si tienes aplicaciones viejas e incompatibles, pues o te actualizas o te quedarás en el pasado para siempre. Recuerda que son herramientas, y está mal aferrarse a ellas por mucho tiempo. En Windows 7 estarás bien y podrás hacer lo mismo que hacías antes, en un entorno que no cambia demasiado y del que tienes que aprender muy poco…y si tanto extrañas XP, recuerda que Windows 7 trae una licencia de XP que puedes aplicar usando el “Modo XP”, que es básicamente una máquina virtual con una copia de Windows XP lista para usarse, así estarás protegido de problemas de seguridad, y si eres ordenado e inteligente y tienes respaldos de los datos que ahí almacenes o produzcas, es cosa de volver a instalar la máquina virtual y voilá, todo como nuevo. Lo mismo aplica si lo quieres hacer aparte con VirtualBox. Esta es, por sentido común, la mejor opción para el usuario de Windows XP que está listo para dar el siguiente paso.

Opción #2: Migrar al ecosistema de Apple

Par de MacBook's

Yo en lo particular no uso nada de Apple por preferencia, pero no tengo problemas en recomendarl sus productos: son caros pero a muchos les gustan, y se desviven en elogios para ellos con términos como “mejor experiencia de usuario”, “simplemente funcionan” y cosas por el estilo. En mi experiencia, y como dije antes, es una herramienta, y al menos yo no siento apego ni emoción por ellas. Yo que no tengo esa programación mental que tienen muchos usuarios de Apple, honestamente pienso que puedes hacer lo mismo, pero eso si, en equipos más bonitos. Tendrás que pasar por poca curva de aprendizaje, y podrás seguir usando cosas familiares como Office y otras aplicaciones populares.

Opción #3: Linux

OpenSuSE bajo el escritorio GNOME

Llegamos a una opción que para muchos es la obvia, pero para mi no lo es tanto. Es triste, pero siempre tengo que poner el disclaimer de toda la vida: antes que empiecen a lanzar piedras, uso Linux desde hace mucho tiempo, para ser precisos desde 1994 aproximadamente, y he pasado por un sinfín de distribuciones. Pero bueno: lo que se conoce generalmente como Linux es en realidad un kernel (el núcleo del sistema operativo) junto con software libre o de fuente abierta o hasta con licencias comerciales, y que en conjunto reciben el distintivo de “distribuciones”, es decir, un conjunto de software que se distribuye bajo un nombre. Estas distribuciones son muchas y variadas; es difícil recomendar una sola, por lo que les recomiendo que usen una de las distribuciones de primera línea: Ubuntu (la favorita de muchos, principalmente porque es la primera que conocieron), Debian (una de las más viejas y muy estable), Mint (mi recomendación para los que vienen de Windows), y mi favorita personal OpenSuSE, que me parece la distribución más pulida en todos los aspectos. Quizás el que me parece el mayor punto en contra de Linux es que, indistintamente de la distribución que decidas usar, tarde o temprano tienes que ensuciarte las manos con alguna configuración olvidada, y que el soporte de ciertas cosas raya en lo aceptable apenas, en lo particular, el sonido.

Quizás el mayor problema que afrontes es el software: no por cantidad, sino por calidad; por ejemplo hay suites de oficina como OpenOffice o LibreOffice, que si bien han mejorado mucho últimamente, aún están por detrás en cuestiones de facilidad de uso y prestaciones. Pero todo esto dependerá de la clase de usuario que seas: para usos de casa y oficina está genial, pues tendrás a tu disposición toneladas de software gratuito. Y digo dependiendo de tu tipo de uso, y para muesta un botón: Linux incluso se usa en instalaciones como la del Large Hadron Collider, con lo que te quiero demostrar que no es una opción menor o que debas pasar por alto; mi observación es que Linux, a nivel de sistema operativo, tiene sus bemoles. Sin embargo, por la gran cantidad de software que ofrece (indistintamente de la distribución que selecciones) vale la pena que lo investigues y lo tomes en cuenta; incluso podría significar que tu hardware reviva, pues Linux en general requiere mucho menos recursos que Windows.

Opción #4: Comprar una ChromeBook

ChromeBooks de HP

Las ChromeBook son portátiles que corren sobre ChromeOS, un cuasi-sistema operativo basado en Linux y con el navegador Chrome encima como interfaz, y que se valen del ecosistema de Google para proveerte de una limitada selección de aplicaciones, como por ejemplo, Google Docs (ahora Drive), con el cual tienes aplicaciones web para hacer hojas de cálculo, documentos, presentaciones y más. Funciona de maravilla y es una opción de bajo costo, donde se pueden comprar hasta por USD $250. Como dije antes, tu perfil de usuario es que el que dará la pauta de si esto es o no suficiente; para una oficina o para un estudiante podría ser la opción perfecta.

Por último, queda el tema de las empresas que usan Windows XP. Sin importar que tengan grandes bolsillos y que esto les ayude a pagarle a Microsoft para que mantenga vivos sus sistemas, el tiempo llegará en que tendrán que seguir adelante o entonces si tendrán serios problemas; uno de los principales que muchas grandes empresas aún usan sistemas de legado que no funcionan en más que XP (el caso de los cajeros por ejemplo), y no quieren invertir en migrarlos a otras plataformas. Me parece una decisión tonta y que sólo atrasa lo inevitable, pues a la larga tendrán que desembolsar mucho más dinero. Me queda perfectamente claro que estamos hablando de entornos complejos donde hay que quizás haya un administrador que gestione los equipos remotamente, o bien donde se hagan deployments automatizados de software o configuraciones personalizadas…pero a fin de cuentas es lo mismo: mantenerse así no pagará pues el problema sólo crecerá con el tiempo. Ahora es tan buen momento como cualquiera de empezar a planear una migración a nivel empresarial.

Pues ahí tienen; Windows XP llegó al final del camino y lo más sensato es ir planeando que hacer y hacia donde pasarse, incluso si significará un parto difícil como lo será en muchas empresas. Pero es algo que debe hacerse, o las consecuencias en un futuro cercano podrían ser potencialmente nefastas.  Para finalizar, la imagen del tope del artículo es el icónico fondo de pantalla de Windows XP, una foto llamada “Bliss” tomada por Charles O’Rear, en una comparativa de como se veía en aquel entonces y como se ve hasta hace unos años.