Tux rompiendo WindowsA quien no le gusta una buena discusión religiosa sobre Windows y Linux, para determinar cual es mejor; por lo general nos vamos por todo lo positivo con tal de defender nuestro punto de vista…pero hay pequeños detalles que los usuarios de Linux no dicen, como lo dice este artículo tomado de Think Thick:

  1. La instalación básica de las distribuciones más conocidas es muy fácil, pero un usuario primerizo puede meterse en problemas si se desvía de los defaults. Cierto, ahora las distribuciones, al menos las principales, vienen como Live CD o Live DVD, pero algunas veces estos no funcionan de manera correcta pues no tienen los controladores correctos; entonces tendrás que conseguir otro disco o bien configurar los parámetros en la pantalla inicial de carga. No lo decimos porque el 90% de las veces los instaladores funcionan bien.

  1. Si quieres una instalación de Linux bien hecha, tendrás que meterte con la tabla de particiones. Sé que es una tabla de particiones y sé interpretarla, pero para muchos usuarios novatos es como leer en chino. Si, hay tutoriales, pero si por equivocación te saltas un paso, digamos habilitar la partición para que arranque, tendrás una bonita instalación de Linux que no servirá. No lo decimos porque los instaladores hacen todo el trabajo de particionar y crear lo necesario.
  2. Tendrás que aprender a usar la línea de comandos. A pesar de las interfaces gráficas de hoy en día, muchas operaciones aún requieren de la línea de comandos, así que mejor prepárate para aprender a usarla. Además, si tu sistema falla, hay una buena probabilidad de que aún puedas usar la línea de comandos. No te decimos esto, porque los usuarios de poder aman la línea de comando y el poder de esta es uno de los mayores atractivos de Linux. Todos deberían amar la línea de comandos como lo hacemos nosotros.
  3. Todos esos efectos como ventanas gelatinosas y escritorios de cubo requieren que el usuario meta mano. En la mayoría de las distribuciones, necesitarás instalar Beryl/Compiz/Compiz Fusion para poder obtener esos efectos. Ubuntu Feisty viene con una versión reducida de Compiz, con ventanas gelatinosas, transparencias y un escritorio de cubo. Para las ventanas que se queman, esquinas activas, y demás, necesitarás Beryl/Compiz Fusion…que necesitarán de algo de configuración y uso de la línea de comandos.
  4. Si, trabaja más hardware con Linux que con Windows, y no, el hardware a veces no hace al 100% las cosas que debería. Esto es particularmente cierto con los principales fabricantes de periféricos. Estos tienen la bizarra noción de que los usuarios de Linux no necesitan o no usan periféricos, así que no publican controladores para Linux. Afortunadamente tenemos una base de programadores muy capaces que están dispuestos a aplicar ingeniería inversa a los drivers para hacer que los dispositivos trabajen con Linux. Sin embargo, como no son los controladores originales, el hardware puede no trabajar al 100%.
  5. Si necesitas instalar un paquete que no esté incluido en el almacén de componentes, o instalar desde los archivos fuente, puede que tengas que hacer algo de investigación: Linux es modular, no todas las dependencias o librerías están instaladas por default. Si instalas algo del almacén, seguramente el instalador resolverá todos los problemas relacionados con dependencias, pero si instalas un paquete individual o bien desde código fuente, puede que tengas que investigar sus dependencias antes de instalar dicho paquete.
  6. Los principales fabricantes de software se olvidan de Linux: No encontrarás PhotoShop para Linux, ni Microsoft Office para Linux, ni iTunes para Linux. Esto es particularmente cierto para la industria de los juegos, que ha pasado por alto por completo a Linux. De nuevo, la comunidad de desarrolladores para Linux ha creado programas nativos, muchos de ellos de fuente abierta para sustituir a sus parientes comerciales. Y de nuevo, algunos son mejores, algunos ofrecen lo mismo, y otros más son mediocres. Afortunadamente tenemos Wine, que permite usar muchos programas de Windows. Estas soluciones por lo general requerirán de algo de trabajo (léase: línea de comando).
  7. Linux no es para personas con corazón débil: Linux se trata de ser libre; de tener opciones. Literalmente hay miles de opciones para casi cualquier aspecto de Linux, empezando con la distribución de tu elección, lo que involucra seleccionar un manejador de ventanas (como GNOME, KDE, etc); posteriormente querrás personalizar tu tema: papel tapiz, íconos, colores, tamaño de letra…y para terminar cada programa a su vez tiene cientos de opciones. En pocas palabras, si no eres decidido, te sentirás desconcertado ante tantas opciones.
  8. Linux es casi libre de virus/troyanos/spyware, pero aún así necesitarás protección: en Linux protección generalmente significa un cortafuegos, ya sea instalado en tu computadora o un en un firewall de ruteador o de hardware. Esto implica, como ya habrás adivinado, más trabajo para el usuario.
  9. Linux supone que eres una persona inteligente: como tal, si entras al sistema como administrador, supone que sabe lo que haces. Literalmente puedes estropear el sistema completo con un sólo comando mal escrito en la línea de comandos. De igual forma, el que Linux asuma que eres inteligente no sólo implica que sabrás configurar las cosas, sinó que también sabrás repararlas cuando las cosas se pongan feas.

Creo que tiene razón, en parte. En cuanto a opciones de aplicaciones, me parece que Windows tiene mucho, pero mucho más aplicaciones que Linux, y nadie parece quejarse. Y creo que las complicaciones vienen del uso que se le de, pues no todos programan o editan video o alguna otra tarea más específica. Vamos, Dell no estaría vendiendo computadoras con Linux si así fuera.