Tecla con imagen de símbolo pirata

Microsoft ahora se ha echado para atrás sobre el tema de si Windows 10 sería una actualización libre para todos, incluidos los piratas; resulta que de acuerdo con las últimas declaraciones Windows 10 sólo será para copias genuinas (en el argot de Microsoft). Si recordamos el drama, la primera versión fue que todos tendrían una actualización a Windows 10 gratis; luego cambió a que si tendría lugar la actualización, pero las copias piratas seguirían como piratas, y ahora llegamos a esta versión. Claro, tratándose del viejo tío Microsoft, habrá dinero de por medio en esta última versión de la historia: las copias no genuinas podrán actualizarse por una módica suma; según ellos, será algo así como un trato que no podrás rechazar, un precio muy atractivo de modo que te animes al fin a pagar por su sistema operativo. Todo esto apunta a nivelar la situación de la piratería con Windows en China, donde un gran número de copias no son genuinas, y donde obviamente Microsoft está perdiendo toneladas de dinero. Todavía pienso que Microsoft ya debería ir pensando en regalar Windows, o cuando menos ofrecerlo por un precio muy bajo, algo como 20 o 30 dólares, y hasta creo que es mucho.